• Crecer para adentro

Día 2 - Horario vs Monotonía

Seguimos con el reto de #crecerxaadentro. Es probable que ya tengas un horario o que estés pensando en cómo hacerte uno. Bien, pero no olvides cuál es la clave para no caer en la monotonía.

Ya te habrás dado cuenta de que sin un buen horario es imposible sobrevivir a estos días de cuarentena. Además de la información práctica este consejo de san Josemaría te ayudará a vivir tu horario cada día con renovada ilusión.

Eso de sujetarse a un plan de vida, a un horario —me dijiste—, ¡es tan monótono! Y te contesté: hay monotonía porque falta Amor.

(Camino, n. 77).


Propósito del segundo día

Si queremos #crecerxaadentro no podemos dejar pasar las horas sin más. Hace falta un buen horario, como el que tenía san Josemaría en la Legación de Honduras, para tener bien ocupado el día. Estableció un plan de la jornada, en el que había lugar para el trato con Dios, el estudio, el aprendizaje de idiomas y la convivencia familiar. Quizá te puedan servir estas ideas para incluirlas en tu horario:


1. Hora de despertar y de irse a la cama.


2. Tiempo de estudio: además de repasar asignaturas puede ser la oportunidad de lanzarse a aprender algo nuevo, como un idioma o ese asunto que siempre te interesó y para el que nunca tuviste tiempo.


3. Espacio para el plan de vida espiritual: puedes ver la Misa en Torreciudad, usar los recursos para rezar del otro post, o quedar con algún amigo para hacer juntos la oración.


4. Ratos con la familia: porque nos toca estar más pendientes de todos, sabiendo claramente cuándo podremos dedicarnos a los demás.


5. Cuándo vas a llamar a tus amigos o quedar con ellos a través de alguna red social o whatsapp: ojo, que si no tienes claro cuándo vas a hacer esto podrás acabar por perder aquí todo tu tiempo.


6. Ejercicio físico: si tienes perro, aprovecha para pasearlo. Si no siempre puedes hacer algún ejercicio en casa. Pero no te quedes sentado todo el día, eso seguro.


7. Algún encargo especial en casa: a todos nos toca ayudar un poco más. Piensa qué tarea podrías hacer estos días para echar una mano en casa, esa que quizá no siempre puedes hacer.


8. Descanso: puedes leer, ver películas, series y demás. Un consejo claro: que tu día no sea sólo Internet. Distrae mucho y descansa poco.

Apúntate para que te mantengamos al día

© 2020 por Crecer para adentro