• Crecer para adentro

Día 45 - Gracias, Dios mío, por el amor al Papa

El amor al Papa ha de ser para nosotros una hermosa pasión, que nos ayude a #crecerxaadentro porque en él vemos al representante de Cristo en la tierra. Así lo quiso Jesús y así queremos quererlo nosotros.

El consejo de hoy es...

El Papa es el dulce Cristo en la tierra, como solía decir Santa Catalina de Siena, que fue una gran defensora del Papa en tiempos muy complejos y cuya fiesta celebramos hoy. Después de Dios y de nuestra Madre la Virgen, en la jerarquía del amor y de la autoridad, viene el Santo Padre. Fue Jesús quien designo a Pedro como cabeza de los apóstoles y de toda la Iglesia. Por eso, el Señor ve con mucho agrado que nos acordemos de ofrecer oraciones, horas de trabajo y estudio, y algún que otro sacrificio por el Papa, como hacemos por todas las personas que más queremos. Fue Jesús quien nos aseguró su asistencia y continuidad en la gracia de Dios si seguíamos unidos al Vice Cristo en la tierra, es decir, a San Pedro y sus sucesores. Hemos de demostrar al mundo nuestro afecto y veneración escuchando sus palabras, leyendo sus cartas y viviendo sus consejos. Hasta que podamos llegar a decir con gozo, como san Josemaría, estas palabras:

Gracias, Dios mío, por el amor al Papa que has puesto en mi corazón.

Camino, n. 573


Propósito del cuadragésimo quinto día

Unidos al Papa estaremos unidos a Jesús. El Señor nos dejó al Papa como signo de unión, de fidelidad, y canal de gracia. Por eso, toda muestra de unión al Papa es un motivo de más de unión a Cristo. Por pasar a lo concreto, quizá ya sepas que el Papa acaba de escribir una carta a todos los fieles para ayudarnos a vivir bien este mes de mayo confinados en casa. El reto de hoy es que leamos esa última carta (la verás en la lectura) y que procuremos que sus palabras lleguen a todos rincones del mundo: tú puedes ocuparte de propio rinconcito. Cuando Jesús se marchó al cielo, eran muchos los que caminaban en el error y la desorientación… pero al escuchar a Pedro y a los Apóstoles hablar sobre Jesús, los que estaban dominados por la ignorancia y el error descubrían la verdad y recuperaban la esperanza. Unidos al Papa será más fácil #crecerxaadentro.

Evangelio según san Juan 6, 35-40

Yo soy el pan de vida

En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío:


«Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí no tendrá sed jamás; pero, como os he dicho, me habéis visto y no creéis.


Todo lo que me da el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré afuera, porque he bajado del cielo no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.

Esta es la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que me dio, sino que lo resucite en el último día.


Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día».

Para la lectura

Carta del Papa Francisco invitando a las familias a rezar el Rosario en sus casas durante el mes de mayo, en la que ofrece dos textos de oraciones a la Virgen que pueden recitarse al concluir las letanías.

Carta a todos los fieles para el mes de mayo

Queridos hermanos y hermanas:


Se aproxima el mes de mayo, en el que el pueblo de Dios manifiesta con particular intensidad su amor y devoción a la Virgen María. En este mes, es tradición rezar el Rosario en casa, con la familia. Las restricciones de la pandemia nos han “obligado” a valorizar esta dimensión doméstica, también desde un punto de vista espiritual.


Por eso, he pensado proponerles a todos que redescubramos la belleza de rezar el Rosario en casa durante el mes de mayo. Ustedes pueden elegir, según la situación, rezarlo juntos o de manera personal, apreciando lo bueno de ambas posibilidades. Pero, en cualquier caso, hay un secreto para hacerlo: la sencillez; y es fácil encontrar, incluso en internet, buenos esquemas de oración para seguir.


Además, les ofrezco dos textos de oraciones a la Virgen que pueden recitar al final del Rosario, y que yo mismo diré durante el mes de mayo, unido espiritualmente a ustedes. Los adjunto a esta carta para que estén a disposición de todos.


Queridos hermanos y hermanas: Contemplar juntos el rostro de Cristo con el corazón de María, nuestra Madre, nos unirá todavía más como familia espiritual y nos ayudará a superar esta prueba. Rezaré por ustedes, especialmente por los que más sufren, y ustedes, por favor, recen por mí. Les agradezco y los bendigo de corazón.


Roma, San Juan de Letrán, 25 de abril de 2020

Fiesta de san Marcos, evangelista


Francisco

Oración a María


Oh María,

tú resplandeces siempre en nuestro camino

como un signo de salvación y esperanza.

A ti nos encomendamos, Salud de los enfermos,

que al pie de la cruz fuiste asociada al dolor de Jesús,

manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación del pueblo romano,

sabes lo que necesitamos

y estamos seguros de que lo concederás

para que, como en Caná de Galilea,

vuelvan la alegría y la fiesta

después de esta prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor,

a conformarnos a la voluntad del Padre

y hacer lo que Jesús nos dirá,

Él que tomó nuestro sufrimiento sobre sí mismo

y se cargó de nuestros dolores

para guiarnos a través de la cruz,

a la alegría de la resurrección. Amén.

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios,

no desprecies nuestras súplicas en las necesidades,

antes bien líbranos de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita.

Escucha aquí el audio de los 10 minutos con Jesús


Apúntate para que te mantengamos al día

© 2020 por Crecer para adentro