Crecer para adentro

Crecer para adentro nace como un reto, con una gran historia, con la que vivir los días de confinamiento en casa debido a la pandemia por covid-19.

En 1937, durante la Guerra Civil que tuvo lugar en España, san Josemaría, junto con algunos de los primeros jóvenes del Opus Dei y algunos chicos de san Rafael, tuvo que vivir ocultándose en diversos refugios para evitar ser asesinados.

Un tiempo largo —casi seis meses— lo pasó escondido con los suyos en el Consulado de Honduras en Madrid. El ambiente general era de crispación e incertidumbre, algo que contrastaba con el ambiente que el Fundador del Opus Dei supo crear en torno a sí, rodeado de unos pocos jóvenes, que más tarde serían el fundamento de la labor del Opus Dei por todo el mundo.

San Josemaría, en aquellos largos y tediosos días les fue enseñando a  esos chicos a no perder el tiempo, a estudiar, a rezar, a vivir la caridad unos con otros, sobreponiéndose a las duras condiciones impuestas por la realidad que vivían. Con la mirada puesta en Dios nuestro Padre, confiando en su providencia, animaba a esos primeros a que se dieran cuenta de que era el momento de crecer para adentro. Así quedó reflejado, dos años más tarde, en el punto 294 de Camino:

No se veían las plantas cubiertas por la nieve. —Y comentó, gozoso, el labriego dueño del campo: "ahora crecen para adentro".

—Pensé en ti: en tu forzosa inactividad...

—Dime: ¿creces también para adentro?

En estos días nuestras vidas se van a parecer, de alguna manera, a esa situación vivida en los primeros tiempos de la Obra. Como nos recordaba el Padre recientemente, también a nosotros nos toca crecer para adentro. A través de esta web te ofreceremos cada día recursos para rezar, información útil sobre cómo vivir tu vida sacramental, ideas para que aproveches bien el tiempo y te sientas acompañado por la oración de todos.

Cada día te ofrecemos un reto, 

a partir de un consejo de san Josemaría, con recursos para rezar y aprovechar bien este tiempo, para que no nos olvidemos de que Dios nuestro Padre ahora quiere que nosotros crezcamos para adentro.

Apúntate para que te mantengamos al día

© 2020 por Crecer para adentro